Home

Una Única Medicina

Aquella que sostiene integralmente a cada persona

Una única medicina

que sostenga a cada singular persona

El conocimiento profundizado de las 5LB, representa un enfoque preciso y eficaz en los diferentes ámbitos profesionales de la salud.

Estos conocimientos permiten observar exactamente qué está sucediendo en el organismo durante los procesos que definimos comúnmente como “enfermedad", siendo las premisas indispensables para la integración eficaz de las diferentes técnicas médicas y terapéuticas actuales.

Las 5 Leyes Biológicas aportan una preciosa contribución al saber médico, en cuanto van a esclarecer justamente aquellos aspectos que, hasta ahora, no han encontrado una suficiente definición científica, mensurable y verificable como por ejemplo la etiología (origen preciso y verificable de cada síntoma o “enfermedad”), las diferentes funcionalidades (fisiología ordinaria y fisiología especial) y modalidades de proliferación (crecimiento celular) de los diferentes tejidos y que varía, precisamente, según el origen embrionario y el área cerebral que los dirige (inerva).

Como terapeuta profesional sobre las 5LB, durante la Formación, el estudiante deberá aprender los precisos elementos que le permitirán aumentar eficazmente sus propias capacidades de intervención. Gracias a este nuevo modelo de referencia que representa un mapa diagnóstico muy refinado y preciso, él podrá adquirir los instrumentos para actuar, en ciencia y conciencia, con mayor rapidez y precisión, en particular, en las situaciones de urgencia! Para nosotros no existen "nuevas" o "viejas" medicinas, sino una única medicina, aquella que sostiene eficazmente a cada persona en particular.

Es importante dejar en claro que nos encontramos en un momento de transición muy delicado: oficialmente estos conocimientos no son aún considerados por las autoridades sanitarias y, por lo tanto, cuando tenemos una sintomatología importante que requiere un sostén clínico y hospitalario, debemos saber que, por regla general, difícilmente seremos sostenidos dentro de las estructuras sanitarias según este saber médico-científico de las 5 Leyes Biológicas.

De hecho, en este momento histórico, solo quien está informado suficientemente, habiendo adquirido los debidos conocimientos, podrá realmente elegir responsablemente su modelo de intervención y tratamiento, tomando las riendas de su propia existencia y, si fuera necesario, encontrar incluso a un médico preparado que pueda ayudarlo y sostenerlo con eficacia para las situaciones urgentes.  

Requisitos solicitados al terapeuta 5LB y CBLI: 

1) Presencia con la realidad de los hechos: el terapeuta que aplica las 5LB debe ser capaz de despertarse de la hipnosis generalizada y soporífera tan querida por las diferentes escuelas y creencias, tanto de la medicina convencional como de aquellas no-convencionales o naturópatas!​​​​​​.

Las afirmaciones y creencias genéricas como: “gran mal”, “metástasis”, “benigno”, “maligno”, “sistema inmunitario deficiente”, “intoxicación alimentaria”, etc. que son el fruto de actitudes y hábitos reverenciales y religiosos en medicina, ya no pueden tener lugar en una medicina científica, verificable y respetuosa de la persona singular. El consultor y operador profesional sobre 5LB, ya no puede considerar nada por descontado u obvio! Cada diagnóstico, cada afirmación en el ámbito de la salud, debe ser perentoriamente revalorado, revisionado en cada uno de sus detalles y releído según los conocimientos científicos de las 5LB pero, sobre todo, debe ser verificado personalmente por el terapeuta.

2) Presencia con uno mismo: poniéndose en una posición de ayuda, el operador debe entonces ser consciente de la gran responsabilidad que esto implica, ya sea inherente a sí mismo y a sus propios límites, como también al respeto por la integridad y dignidad de la persona que le pide ayuda. 

Debe ser perfectamente consciente que cada una de sus afirmaciones, juicios, valoraciones, diagnósticos, acciones, consejos o prescripciones, implican su total responsabilidad en valorar el efecto que puedan producir en la persona que tiene de frente (efecto iatrogénico, placebo, nocebo) y de ser, por lo tanto, humanamente disponibile a aceptar estos efectos producidos en la otra persona, sosteniéndola con su presencia y capacidad profesional.

3) Presencia con el otro: este respetabilísimo y particular otro! El terapeuta necesitará una gran presencia de espíritu y un real espacio de escucha para percibir y comunicar en modo eficaz y, sobre todo, respetuoso de la persona que está frente a él.

En consecuencia, cada particular solicitud o descripción que recibe del cliente/paciente, debe ser atentamente especificada y contextualizada según el mundo perceptivo, personal y único de la propia persona, más allá de las "creencias hipnóticas" del operador. Para ésto, ante todo, deberá tener en claro la influencia de sus propias creencias, miedos, angustias y límites personales, antes de permitirse, incluso solo de lejos, ponerse en una posición de ayuda y pretender aunque sea de “buen corazón” y “buenas intenciones", querer “ayudar al otro”!

De hecho, hemos podido observar, lamentablemente, los desastres que pueden producir las “buenas intenciones” cuando no son congruentes con la real solicitud de la persona que pide ayuda!